El seguro, ¿para qué lo compramos?

El seguro protege los riesgos que se puedan manifestar en las personas, en las decisiones que se toman y en las actividades que se practican a nivel personal y laboral. […]

El seguro protege los riesgos que se puedan manifestar en las personas, en las decisiones que se toman y en las actividades que se practican a nivel personal y laboral.

Al contratar un seguro, lo que haces es transferir esos riesgos a una aseguradora y que ella se encargue de indemnizarte por ello, a cambio de una compensación económica. Precisamente en este tipo de compras, el comprador paga una prima a cambio de un posible servicio futuro.

Cuando hay una venta de un seguro, se inicia una relación entre el asegurado y la compañía aseguradora, y la obligación de esta es, además de atender el siniestro, el mantener informado y asesorado al cliente en todo momento.

Si te ha gustado puedes compartirlo!