La población ignora como funciona el seguro pese a que el 98,7% tiene uno

Aunque  el 98,7% de los hogares españoles cuentan con un seguro,  sólo el 8,4% sabe que la Dirección General de Seguros es el organismo  que supervisa el sector. Y es […]

Aunque  el 98,7% de los hogares españoles cuentan con un seguro,  sólo el 8,4% sabe que la Dirección General de Seguros es el organismo  que supervisa el sector. Y es que el seguro sigue siendo un gran desconocido para la mayoría de la población, según el estudio elaborado por ICEA. Del estudio se conoce el 76,1% de las personas, no sabe que existe la Dirección General de Seguros y casi la mitad desconoce la  existencia del Consorcio de Compensación de Seguros, pese a haber salido este último año con frecuencia en los medios de comunicación por los desastres naturales ocurridos.

De todas maneras, el nivel de aseguramiento de los hogares españoles es elevado, ya que en el 99% de los mismos  existe al menos un seguro. El más frecuente es seguro de Automóviles,  que, por su carácter obligatorio, está presente en un 88,7% de los  casos; seguido del de Hogar, en el 85,6% y el de Vida, en el 54,7%. Es curioso que el 50% encuestados tenga un seguro de Decesos y que más de la mitad de éstos fuera contratado por los padres  de los asegurados, con lo que se trata de una póliza “heredada”.

En  las respuestas de las más de 2.000 encuestas telefónicas realizadas se  dan algunas contradicciones evidentes, ya que el 91,5% cree que debería  tener más información sobre el funcionamiento y característica del  Sector Seguros, pero solo un 38,1% se suele leer con detenimiento las coberturas al contratar una póliza. Demanda más información pero no se  lee la que tiene.

Según el informe, el 72,8% de los encuestados  cree que el seguro proporciona tranquilidad ante un imprevisto y este beneficio es incluso superior a la cobertura económica que ofrece una póliza. Además evidencia que siete de cada diez españoles afirma  sentirse protegido con los seguros que tiene contratados e, incluso, un  17,4% estaría dispuesto a contratar alguna póliza adicional para  aumentar su nivel de protección, porcentaje que se eleva hasta el 20,4%  en el caso de los españoles con un perfil de previsión alto, que es el  65% de la población. También existe el otro extremo, uno de cada diez ciudadanos,  tiene una actitud más despreocupada y está dispuesto a asumir lo que  suceda cuando ocurra.

La edad es uno de los factores que influye  en el concepto que la población tiene sobre la necesidad de estar  prevenidos ante posibles eventualidades. Así, entre los más jóvenes,  sólo dos de cada diez se consideran muy previsores, actitud que se va  incrementando según se cumplen años, hasta alcanzar un 73,4% entre los  55 y 65 años.

La situación económica es otro factor que influye  en la percepción que los españoles tienen ante el seguro. Así, los  hogares en los que la situación económica es menos holgada existe un  comportamiento mucho más previsor (43,3%), mientras que en aquellos que  disfrutan de un mayor poder adquisitivo ese porcentaje desciende hasta  el 36,2%. Sin embargo, el precio es el factor determinante a la hora de contratar un seguro para el 56% de los encuestados.

A pesar de todo, la percepción social del seguro es positiva y los ciudadanos piensan que es necesario y útil.